sábado, 6 de junio de 2015

XAVI

La sensación que me da Xavi Hernández es que es un buen tipo, nunca lo conocí personalmente, y quién sabe si lo conozca algún día, pero tuve el privilegio de verlo muchas veces frente al televisor, y el enorme regalo de verlo 3 veces en vivo y en directo, una con la Selección Española y dos con el Barcelona. La sensación que me dejan sus 17 años en el primer equipo del Barcelona F.C. es la de un jugador al que solamente le importó el fútbol, y lo respetó por encima de todo. Él fue fútbol, y cuando miremos hacia atrás, en un futuro próximo y también en uno lejano, veremos que él e Iniesta fueron un fútbol que añoraremos, es una idea a la vez tan romántica y nostálgica el fútbol que ese par pintaron juntos en una cancha, que aún sucediendo la añoramos. La añoramos aún mientras sucede, como si nos mostrara ese rincón de nosotros mismos en el que sigue habiendo espacio para soñar, a pesar que constantemente nos arrebaten los sueños, ese rincón en el que volvemos a ser niños y creemos en la magia, como si nos mostrara que en medio del peor temporal siempre hay una grieta en el cielo por la cual entra un rayo de sol.

La sensación que me da Xavi es que no le importó la cuenta bancaria, no quiero decir con esto que jugara gratis, ¡faltaba más! Ni tampoco quiero pecar de ingenuo, porque seguro que él tampoco lo es, es más, su salida del Barcelona será seguida por un jugoso contrato en Qatar, pero primero fue la gloria y luego la chequera, y no al revés, o por lo menos esa es la sensación que me da. Ahora bien, en un negocio donde las transferencias dejan grandes réditos económicos a jugadores y representantes, donde los números que se manejan son casi inmorales, le podemos quitar el casi, frente a la tragedia social de esta humanidad, el tipo se mantuvo leal a una institución, aún más allá, encima de la institución se mantuvo leal a una idea, una idea que le inculcaron desde niño al llegar a la cuna del Barcelonismo, La Masía, y de la cuna a la cima, la sensación que me da Xavi, es que defendió esa idea, él fue esa idea, y eso es de gran valor. Algún Club habrá querido comprar alguna vez a Xavi (que feo que suena eso, 'comprar a'), pero el tipo no se fue, la sensación que me da es que nunca se quiso ir mientras sintiera que podía seguir aportando a esa idea, mientras sintiera que podía seguir siendo esa idea.

Jugó fútbol, jugó 17 años como profesional en el mismo Club, y estuvo 24 años vinculado al Barcelona, y aún no recuerdo haberlo visto en pose de vedette, siempre con un perfil bajo fuera de la cancha, y el equipo al hombro dentro de ella, la sensación que me da Xavi es que él quería jugar fútbol, y nada más. Seguramente, repito, habrá hecho negocios comerciales, pero eso nunca sobrepasó el fútbol, su relación con la pelota y con sus cómplices en la cancha siempre estuvo por encima, primero la estética, luego la gloria y por último la cuenta bancaria, o por lo menos esa es la sensación que me da.

Puede ser que se confunda este texto como un texto futbolero, pero lo escribo más allá del fútbol. Veía el último partido de Xavi en la LFP, lloraba con él cuando salió reemplazado y se sentó en el banco de suplentes, lloraba con él mientras lloraba él hablando a los asistentes al Camp Nou, y pensaba: 'así tendría que ser todo, así tendría que ser la música, así tendría que ser la política, !así tendría que ser la vida!' Alguno me dirán ingenuo, otros me dirán romántico, otros me dirán imbécil, no me importa, la sensación que me deja Xavi es que es posible.

No es solamente fútbol, la sensación que me deja haber visto jugar a Xavi Hernández en el Barcelona tiene que ver con el respeto, la lealtad, la dignidad, todos esos conceptos bienvenidos en la cancha que los pongan, en el escenario que los pongan, en el sitio que los pongan.

5 comentarios:

  1. excelente manera como hablas de xavi e iniesta me agrada ademas de q eres excelente cantante hablas muy bien de dos grandes del futbol

    ResponderEliminar
  2. 'Aunque me agrada mas el Real Madrid, la manera en como describes y te expresas frente a un jugador y al fútbol es sorprendente, saber que hay personas en el mundo que ven al fútbol no solo como un deporte en el que hay "personas detrás de una pelota", sino como una pasión en la que hay personas que entregan su vida y te transmiten su júbilo en cada jugada y golazo. Y lo más grandioso es que hay jugadores como el Xabi que hacen que esa pasión crezca infinitamente, como en mi lugar Omar Pérez hace que mi amor por el Club Independiente Santa Fe sea total! Y a demás de eso, te enseñan que la entregan que ellos hacen, también la debemos hacer nosotros por nuestros sueños y por lo que nos apasiona, en tu lugar la música y en mi lugar la Ingeniería. Saludos de una rola (mariposa) en la ciudad de la furia! Aquí luchando por mi sueño.

    ResponderEliminar
  3. 'Aunque me agrada mas el Real Madrid, la manera en como describes y te expresas frente a un jugador y al fútbol es sorprendente, saber que hay personas en el mundo que ven al fútbol no solo como un deporte en el que hay "personas detrás de una pelota", sino como una pasión en la que hay personas que entregan su vida y te transmiten su júbilo en cada jugada y golazo. Y lo más grandioso es que hay jugadores como el Xabi que hacen que esa pasión crezca infinitamente, como en mi lugar Omar Pérez hace que mi amor por el Club Independiente Santa Fe sea total! Y a demás de eso, te enseñan que la entregan que ellos hacen, también la debemos hacer nosotros por nuestros sueños y por lo que nos apasiona, en tu lugar la música y en mi lugar la Ingeniería. Saludos de una rola (mariposa) en la ciudad de la furia! Aquí luchando por mi sueño.

    ResponderEliminar
  4. La sensación que te deja Xavi no es más que una proyección de lo que tú nos dejas en el escenario. Son los mismos valores con los que te identificas, de ahí que provoque todo eso en ti.
    Qué linda manera de empatar dos grandes pasiones como la música y el fútbol en esta prosa. Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  5. La sensación que te deja Xavi no es más que una proyección de lo que tú nos dejas en el escenario. Son los mismos valores con los que te identificas, de ahí que provoque todo eso en ti.
    Qué linda manera de empatar dos grandes pasiones como la música y el fútbol en esta prosa. Saludos desde México.

    ResponderEliminar