jueves, 25 de febrero de 2016

NACHO (Para Gisela, Giselita, y Andrea)

'Hola Santiago, gracias por escribir. Estuve revisando tu material y estoy seguro que juntos haríamos cosas muy bonitas', palabras más, palabras menos, eso fue lo primero que me dijo Nacho Mañó, vía MySpace, por allá por algún momento de 2.008, respondiendo mi primera aproximación en la que le expresaba mi deseo de trabajar con él.

Van a ser ya 8 años de eso, y ahora Nacho es parte de mi, es amigo, es guía, es cómplice, es familia. 

Su primera lengua es la música, es donde se siente más cómodo, es donde se siente a salvo. Gran conversador, y a la vez el tipo con el que mejores silencios he compartido, con un sentido del humor tan ágil y agudo, que sin importar lo incómodo de cualquier situación, generalmente se termina resolviendo con una carcajada. 

Músico puro, generoso como ninguno, alejado de las vanidades, alejado del lobby y las relaciones públicas, inmune más no indiferente al lado más frívolo y mezquino de esta industria, mientras tanto él siempre sumergido en el respeto por la canción y su mensaje, como alguna vez surgió en alguna conversación, 'como el taller del carpintero frente a un Ikea', y no confundan esa frase con arrogancia, nada de eso existe en el alma de Nacho, es una realidad.

Nacho creyó en mí, se la jugó por mi, me forjó, me enseñó, y lo sigue haciendo, Nacho le quitó las 'rueditas de apoyo' a mi bicicleta y me dio el empujón. Me hizo ver qué tipo de artista era yo, me ayudó a reafirmar el tipo de artista que yo quería ser, además, y mucho más valioso, me ha mostrado con su ejemplo el ser humano que uno debería aspirar a ser.

Hicimos 3 discos juntos, y 2 proyectos en vivo, pero hicimos mucho más que eso, yo lo sé, y seguro que él también.

'Equilibrio, Edición Especial' es el final de un ciclo con Nacho como productor, y nótese que no digo 'el final de mi ciclo', porque estoy seguro que con Nacho no hay finales, ni despedidas desde ninguna orilla. 

A partir de mi encuentro con Nacho, en mi vida hay ahora muchas cosas que tienen su imagen, así ya las disfrutara antes de ese 2.008, Les Luthieres, Steve Wonder, James Taylor, el 'cafetito'.

Nacho, el espíritu de este texto es de homenaje, nada más, y nada menos. Te quiero, te admiro, y te tengo conmigo siempre, hermano mío.

Así haya cada días más 'Ikeas', siempre va a ser necesario el carpintero, y entre esos, tú estás en el Olimpo. Gracias siempre, gracias por lo de antes, gracias por lo de ahora, y gracias por lo que vendrá.

Tu amigo, tu hermano, Santi Cruz.

3 comentarios:

  1. Hola! Creo que Ignacio es espectacular y me parece lindo que le escribas estas palabras. Espero que siga colaborando con tu música por muchos años mas! un abrazo a los dos!

    ResponderEliminar
  2. Gran trabajo el que han hecho juntos; admirable.
    En hora buena. Saludos desde Torreón.

    ResponderEliminar
  3. Gran trabajo el que han hecho juntos; admirable.
    En hora buena. Saludos desde Torreón.

    ResponderEliminar